Biomasa

La gestión sostenible de los bosques y el aprovechamiento energético de un recurso autóctono.

La biomasa procedente indirectamente del Sol (gracias al proceso de fotosíntesis, es aprovechada por las plantas verdes y transformada en energía que queda acumulada en el interior de sus células) y se considera energía renovable siempre y cuando se respeten unas pautas ecológicas en su aprovechamiento.

La biomasa forestal, residuos de la madera, restos de las industrias de transformación de la madera, restos de podas, o plantaciones que se realizan con fines exclusivamente energéticos, es decir, para aprovechar su contenido y energía.
Con el triturado y la compresión de estos residuos se crean diferentes tipos de biomasa, como por ejemplo los pellets de madera, o las astillas que se usan como combustible en diferentes tipos de calderas y estufas.

El aprovechamiento de la energía de la biomasa contribuye notablemente a la mejora y conservación del medio, ya que no tiene un impacto medioambiental significativo, dado que el CO2 que se libera a la atmósfera durante la combustión ha sido previamente captado por los vegetales durante su crecimiento, por lo que el balance final es nulo.

Aplicaciones

Las mismas que cualquier caldera convencional de gas o de gasoil y como estufas individuales

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies